Las condiciones para la escalada en hielo siguen siendo excelentes. Muchas vías de hielo clásicas y también las más modernas, especialmente en los Picos de Europa, presentan resaltes bien formados. Prácticamente Toda la nieve que hay en La Cordillera está helada todo el día, excepto la orientada al Sol, que se convierte en nieve primavera durante las horas centrales del día.

Malas noticias para los esquiadores de montaña. La Cordillera no presenta precisamente unas condiciones optimas para nuestros fines. El persistente anticiclón que se nos a puesto encima está reduciendo drásticamente la bonita capa de nieve que veníamos disfrutando algunas semanas atrás. La cota ha subido hasta el filo de los 2000 m y sólo se mantiene algo más baja en las hombrías (aaras N y NO), donde las acumulaciones por viento fueron más notorias. Pero en esas vertientes la nieve está prácticamente helada todo el tiempo, ya que las temperaturas son bastante bajas. Estas vertientes están más para andar con crampones que para esquiar. Así pues, para ser conservadores, sólo podríamos aprovechar algunas cortas palas al sur y SO con largos porteos. Una situación típica de final de temporada, cuando nos negamos a colgar los esquís.

La buena noticia es que el riesgo de avalanchas es prácticamente nulo.

Condiciones excepcionales para la escalada en hielo en estos días. El persistente anticiclón con heladas nocturnas y bajas temperaturas diurnas a hecho que la mayoría de las vías de hielo clásicas estén en condiciones para disfrutar. Las caras norte de Las Peñas Santas bien formadas y seguras, siempre que se respeten los horarios y se vigilen los posibles e imprevisibles cambios de temperatura.

Aunque se ha reducido significativamente la cantidad de nieve en la Cordillera, seguimos teniendo una buena capa por encima de los 1300 en caras norte y los 1500 en las vertientes más soleadas, el riesgo de avalanchas es ahora mínimo. Sin embargo, el hielo a primeras horas de la mañana hará imprescindibles el uso de las cuchillas e incluso tendremos que recurrir muchas veces a los crampones, especialmente si subimos por las vertientes septentrionales. Esas orientaciones no son ahora nada recomendables para los descensos. Hay que procurar aprovechar la corta latitud de horario que presentan estos días las vertientes más expuestas al Sol para gozar de buenas nieves primavera.

Ya hace un par de semanas que estamos disfrutando de la nieve en La Cordillera Cantábrica. Esta temprana llegada del deseado blanco elemento, nos ha hecho disfrutar, de bonitas jornadas de esquí-montaña. Para el puente que se aproxima, el tiempo parece que va a ser medianamente bueno y la cota de nieve, situada sobre los 1400 m con generosos espesores, permitirá que sigamos disfrutando de buenas jornadas de travesía.

Es difícil prever como encontraremos la nieve en estos días, aunque ha habido heladas en cotas bajas, la inversión térmica de ayer dejó temperaturas bastante livianas en altitud, lo que hizo que la nieve no se encontrara todo lo buena que deseáramos y sólo encontramos nieve polvo, de la recientemente caída, en pequeñas zonas poco soleadas y poco venteadas. En las laderas más pendientes al sur la nieve estaba a medio transformar, bastante profunda y difícil de manejar. Y es posible que se mantenga así en los próximos días, ya que las temperaturas previstas no bajarán de los 0º C.

Por otro lado, las caras N y NO están bastante venteadas y los espesores de nieve son menos generosos e irregulares, apareciendo el hielo o la nieve dura en las zonas más altas.

Esperemos que la meteorología cambie pronto para que mejore la situación, que sin ser mala del todo, no es la óptima.